Teresa de Calcuta y el arte de contemplar (interesante artículo publicado en El Español)

Leyendo la prensa digital me topé el sábado 10 de septiembre con el excelente artículo, así titulado, de Rafael Domingo Osle.

Os animo a su lectura, copio aquí el primer párrafo:

La canonización de la madre Teresa de Calcuta constituye un escenario óptimo para tratar sobre una cuestión multisecular de gran calado, que por desgracia constituye un tema tabú en nuestros días. Me refiero al arte de contemplar y más específicamente a la experiencia contemplativa, tan humana como netamente espiritual de transcenderse a uno mismo para navegar en un mundo maravilloso donde lo humano y lo divino se funden y la vida humana cobra pleno sentido…

Ir al artículo del periódico.

Si queréis leer o escuchar algo más de este autor, pasaos por su entrada en la wikipedia, hay algunos textos y vídeos también muy interesantes.

Publicado en Chispas espirituales, Cuestiones de hoy | Comentarios desactivados en Teresa de Calcuta y el arte de contemplar (interesante artículo publicado en El Español)

Un acompañante… un amigo

El-silencio-despiertoSiempre es bueno recibir el apoyo de alguien que, un poco más experto que tú, desea acompañar tu camino porque se lo pides o porque lo que sugiere puede valer para ti y para otros muchos.

Publicado en Acompañamiento espìritual | Comentarios desactivados en Un acompañante… un amigo

Diversos “clics” seguirán en esta sección

Para resaltar lo importante de nuestra vocación lasaliana.2015-03-06 18.34.32

Publicado en "Clics" vocacionales o de fe | Comentarios desactivados en Diversos “clics” seguirán en esta sección

“Dios es muy buena noticia”

Tenemos aquí otro libro de un prolífico autor que nos sirve para ir completando algo que, el mismo autor, ha llamado: “Proyecto para dinamizar las comunidades cristianPagola2as”.

Es un libro (el segundo, de ahí el 2 del título, de una serie de cuatro) que, como el autor nos anuncia pretende ayudar a las comunidades cristianas en ese desarrollo y proceso para dinamizarlas, conociendo mejor el proyecto de Jesús, su evangelio y la cara “más amable” de Dios como Padre. Posteriormente vendrán otros dos que están anunciados: “Hacernos seguidores de Jesús” y “Caminos concretos de evangelización”. Ya se había publicado el primero de esta serie: “Recuperar el proyecto de Jesús” (junio, 2015). Sigue leyendo

Publicado en Biblia y espiritualidad, Cristología, Cuestiones de hoy | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en “Dios es muy buena noticia”

¡Ya van siete meses de 2016!

marSe ha acabado un mes. Escribo este comentario el día 31 de julio. Hemos “cumplido” ya más de la mitad del año 2016.  En esta fecha, que no es más ni menos significativa que otras, a no ser que muchos comienzan (bueno, lo han hecho el viernes pasado, día 29) sus vacaciones de verano, pueda ser bueno preguntarse por algunas cosas… Sí, ya sé que puede sonar a muy “intempestivo” hacerse este tipo de preguntas en estas fechas, donde la neuronas se resquebrajan por el calor, donde los “cilindro-ejes” se rompen por las elevadas temperaturas y donde nos queda (en plan de chiste) esa neurona útil para seguir cavilando, reflexionando, dando respuesta a preguntas como las que siguen:

  • ¿Qué has hecho (en concreto) este tiempo de 2016 por los demás y que te deja un “regusto” positivo en tu vida? ¿Lo has compartido con alguien, para saborearlo juntos?
  • ¿Qué libro último has leído, dando tiempo a la reflexión y al sosiego, que te ha dejado con un poso un tanto inquieto en tu vida personal, comunitaria, espiritual… ¡vamos!, en tu vida, sin más?
  • ¿En qué notas que has crecido como persona, como Hermano, como lasaliano a lo largo de lo que llevamos de año, que se pueda mostrar como algo valioso y de lo cual puedes enorgullecerte (sin pasarte, ¿eh?) pero que queda ahí como algo qufuente4e ha merecido la pena?
  • Como educador, ¿tus alumnos, tus compañeros de trabajo se han visto enriquecidos por tu presencia,por tu persona, por tus manera de afrontar la vida, por tu talante abierto y esperanzado? ¿Lo habrán notado… ellos?
  • ¿Has crecido en ritmo espiritual a lo largo de este año? Fíjate que han pasado ya siete meses de 2016 y se supone que ha habido un esfuerzo (acaso no muy concienzudo, pero esfuerzo) por el progreso en la vida espiritual… ¡Eh! ¿Se ha notado?

Quedan otras muchas preguntas pero para esa “neurona suelta” que tenemos danzando en este tiempo de calorina y de achicharramiento, acaso no convenga darle muchos quebraderos de cabeza y desear que el tiempo qGrandes montanas verdes-67919ue viene sea mejor que el pasado. ¡Seguro!

Y, en medio de todo, ¡feliz verano! ¡Feliz tiempo de vacaciones! (que no de pérdida de tiempo, ¡vale!)

Publicado en Chispas espirituales, Espiritualidad en la red, Personas con espíritu | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en ¡Ya van siete meses de 2016!

Un libro para leer… despacio

… Porque tiene mucha miga y nos puede sorprenderHumanidad.

Un nuevo libro de José María Castillo que sale a la luz en este año 2016.

Es un libro sorprendente para lo que estamos acostumbrados a leer. Porque el autor nos ofrece de lleno, sin buscarlo, una controversia que tiene su explicación en la respuesta que Castillo da al siguiente pregunta: ¿Quién ocupa en realidad el centro en la vida de la Iglesia: Jesús y su Evangelio o Pablo y su teología?  La pregunta no es indiferente o el sólo un “caldo de cabeza”. Es crucial porque de la teología de Pablo arrancan muchas de las cosas que vivimos hoy. Y es verdad que “Pablo no conoció al Jesús histórico“.  Por eso el punto de partida en Pablo es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Lo cual hace que predicara una obediencia a este “tipo” de Dios: que exigen sacrificio y la muerte de un hijo.

De alguna manera, según el autor, a Pablo no le importa la vida humana de Jesús (p. 45) porque él arranca del Jesús resucitado, como Señor, de una salvación “para la otra vida”, cuando Jesús centró sus predicación en cómo resolver los problemas de las gentes de su tiempo, en cómo hacerles llegar una salvación que se define como curación, expulsión de los demonios, una vida mucho más humana. La idea de Pablo de “ser apóstol” que tantas veces recalca, no la pudo ver Pablo como una decisión del Jesús terreno sino del Cristo resucitado y glorioso, celestial. Llega a decir Pablo, según Castillo, “que el conocimiento de Jesús según la carne no le interesa” (II Cor 5, 16), pues para Pablo el conocimiento de Dios solo puede estar en conocimiento “puramente espiritual (p. 46).

Es un libro muy sorprendente el que tenemos entre manos, pero también, creo, muy clarificador de cómo Pablo ha influido tanto, no sólo en la teología de la Iglesia sino en otras serie de cuestiones que el autor trae al recuerdo: la misma Iglesia, los ritos, la moral (problemática sexual o la homosexualidad), el papel de la mujer en la Iglesia, la religión… Pues quien ha dejado una huella más fuerte en la Iglesia a día de hoy ha sido Pablo y no tanto Jesús y su Evangelio. Lo cual hace que se le considere a Pablo más importante que Jesús. ¡Gran contradicción!

Al final el autor refleja que “tenemos más religión que Evangelio” (p. 71) en la Iglesia. Y por eso, tanta gente ve en la Iglesia “religión” y no tanto “buena noticia”. ¿Dónde queda ese Dios del que nos habla Jesús, como Padre bueno, que come con pecadores, que abraza a niños y mujeres…? Pues, el Dios de Pablo, es un Dios que pide el sacrificio de la víctima , mientras que el Dios de Jesús es un Dios que salva sanando al que sufre, que da vida y ofrece felicidad.

Es verdad que deben convivir ambas realidades: el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. Pero primar una por encima de la otra, nos hace perder la perspectiva de lo que fue la persona entera de Jesús, verdadero Dios y  verdadero hombre. ¿Por qué no empeñamos, dice el autor, en silenciar, olvidar, minusvalorar la humanidad de Jesús?

Acaba el autor afirmando: “… la plenitud de lo divino solamente la podremos encontrar en la plenitud de lo humano, pues ese es el camino que nos trazó Jesús” (p. 143).

Es pues una invitación a leer el libro, dejarnos sorprender, sopesar lo que el autor dice y hacer nuestra reflexión propia para ver qué conclusiones podemos sacar y aplicarlo,s i es posible, a nuestra vida y a nuestra manera de pensar,q ue no está, pues, de más.

¡Será un valiente desafío!

 

Publicado en Biblia y espiritualidad, Cristología | Comentarios desactivados en Un libro para leer… despacio

Lo ocurrido en Niza, nos compromete aún más.

Dolor en nizaDe nuevo nos despertamos el jueves pasado (día 14 de julio, fiesta nacional en Francia) con la secuela del terror y del más completo escepticismo: la barbarie hacía de nuevo estragos, segando la vida de muchas personas, niños incluidos (lo cual nos da un plus mayor de indignación ante el hecho).

Tratar de buscar explicación a un acontecimiento que siega la vida de 84 personas (dejando un reguero de personas heridas de más de doscientas) es inútil porque el terrorismo no tiene explicación convincente. Se hace porque, en la cabeza de los autores se cree hacer un bien que sólo está en su mente, librando una batalla que creen tener ganada, aportando terror, miedo, dolor y muchas otras cosas más.

Es verdad que las personas honestas, de bien, se preguntan el porqué de estas actuaciones. Y de nuevo no saben qué explicación dar. Y nos ponemos todos a razonar qué podemos hacer para que esto no se vuelva a repetir (aún a sabiendas, de que no hemos acabado con la lacra del terrorismo y, por desgracia, seguiremos padeciendo ese horror).

Pero como educadores tenemos en las manos el poder más fuerte que nos capacita para ir erradicando (acaso con menos rapidez de la que quisiéramos) la lacra que asoló NIZA la noche del 13 de julio: es la educación. Si, la EDUCACIÓN, con mayúscula.

Porque nuestro saber de educadores aporta valores que construyen a la persona y que posibilitan que, a la hora de decidir, cuente más el bien que se puede aportar a los que viven cerca de nosotros que el mal que podamos causar; porque educar es hacer aflorar la bondad innata que tiene el ser humano y poner todos esos recursos al servicio de los que conviven con nosotros; porque educar es facilitar a los alumnos, sin imponer, criterios que ayuden a las jóvenes generaciones a batallar por el bien por encima del mal, a trabajar por el progreso de los hombres y las gentes y no a destruir vidas, a posibilitar un mundo más humano que sea capaz de crear vida, una vida mucho más humana, para todos; a hacer que los alumnos/as,  jóvenes generaciones con un futuro que creemos prometedor, piensen más  en cómo contribuir al progreso de todos que no a sembrar terror, discordia, luto y muerte.

Por eso, estos atentados nos hacen caer aún más en la cuenta de que nuestro papel como educadores es clave. Que no podemos estar lamentándonos como gallinas (que se me perdone la expresión) como si solo esa fuera nuestra aportación. Supone renovar el compromiso por seguir educando en valores humanos y cristianos, en poner nuestra persona al servicio del bien común desde lo que mejor sabemos hacer: educar. Seguro que así, el terrorismo acaso no desaparece, pero nuestra contribución a evitarlo ha sido valiosa. ¡Enhorabuena por ser educador, por vivirlo y por comprometerte aún más a ello!

Publicado en Cuestiones de hoy, Silencio, actitud espiritual | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Lo ocurrido en Niza, nos compromete aún más.

Las tragedias que cada día nos asolan… ¿Una gota de agua?

ataturkDe nuevo el terror anida en el corazón (¿será verdad que hay corazón?) humano. La tragedia se ha cebado en terreno turcos y el aeropuerto Ataturk (Ankara), lugar de abrazos de salida, de besos encendidos porque se marchaba o venía un ser querido se ha visto conmocionado por la barbarie.

Muchos muertos y un numeroso grupo de heridos, con nombres y apellidos, con sus raíces familiares, locales o de otros países, han encontrado el triste destino de una muerte arrancada de cuajo, sin pedir permiso y la sobrecogedora estadística de los heridos que deja familias o amistades rotas y maltrechas. ¿Por qué? ¿Por qué?

No acabaríamos de seguir desgranando las causas de tanta barbarie, de tanto dominador que se cree con derechos a segar la vida de otros, simplemente porque la ideología es más fuerte que la sensatez, porque la violencia es el camino (dicen los violentos) que permitirá cambiar el mundo. ¿Cambiarlo cuando haces de la tragedia el “pan nuestro de cada día”? ¿Acaso alguien te da permiso para disponer de la vida de otros y quitarla o dañarla cuando tú quieras?

Creo que fue Miguel Delibes, el que dejó caer, en algunos de sus escritos: “Que paren este mundo, que me bajo“. Y claro que dan ganas de ello, cuando imágenes terribles de la televisión o de los periódicos se cuelan cada día en casa trastocando planes o ilusiones por pensar en un mundo que puede ser mejor.

Y aquí viene ahora la lucha diaria; mejor, el esfuerzo diario por no sucumbir al terror, por seguir viviendo y poner en cada gramo de vida sensatez, criterio honesto de servicio hacia los otros, cordura que no hace guerra por tener ideas diferentes, ternura… sí, ternura que no es debilidad o ñoñería, sino abrir el corazón a los valores dela vida.

Fotografiar-una-Gota-de-Agua-800x520Nos hacen daño cada vez que el terror actúa. Pero debe erigirse como compromiso firme el creer, desde los valores lasalianos, por qué no, que fraternidad, fe en el Dios de la paz y la concordia,  esfuerzo por vivir de manera abierta y desinteresada en favor de los otros (los débiles, los pequeños, los que menos posibilidades tienen…) puede ser la pequeña gota que cambie el mundo. Pero gota perenne que puede hacer mella en el duro corazón de aquellos que solo buscan su propio interés y sacan la cara sólo por sus propios egoísmos.

Seguro que si nos ponemos todos a ello, aunque sea poquito, podremos cambiar algo. Lo creemos así. ¡Y vamos a trabajar por ello! Porque … “es justo y necesario

Publicado en Cuestiones de hoy, Silencio, actitud espiritual | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en Las tragedias que cada día nos asolan… ¿Una gota de agua?

Hay éxitos que emborrachan… Una lectura crítica.

Heleno SañaHeleno Saña es un autor que hemos podido conocer en varios escritos ligados al MCC (Movimiento Cultural Cristiano). Filósofo y teórico social (así se presenta), que ha vivido en Barcelona y vive actualmente en Alemania. Y, desde este país, se muestra como estupendo conocedor de la sociedad de hoy. Y su relación con muchos pensadores y críticos de la sociedad, le permite otear un horizonte de nuestra sociedad que intenta plasmar en esta obra que comentamos.

El autor va pasando revista a una serie de situaciones que se viven en nuestra sociedad por muchas personas y que tienen como denominador común perseguir el éxito. Y, en función de esta persuasión, son capaces de auténticas locuras, según el autor, hasta perder la vida o dejar sin sentido lo más valioso que tenemos que es la propia vida, por envolverse en una loca carrera en pos del reconocimiento social.

Es verdad que al estar tan pendiente del éxito, este convencimiento por lograrlo lleva a varias situaciones que acaban por darle a la vida un sentido “muy rastrero”. Y eso ocasiona conflictos en la propia persona, hasta el punto de someter todo lo que hace a conseguir el fin anterior.

Como consecuencia, el autor va pasando revista a muchos comportamientos que aparecen, no sólo a nivel personal, sino también, social, cuando las personas y los grupos, persiguen con denodado entusiasmo el éxito. Y claro, al final, aparece una lucha de unos contra otros, porque el éxito de unos, la lucha por ser considerados, por el reconocimiento social, va dejando heridos en el camino que siempre, son los mismos: los excluidos, los pobres, los marginados. En parte porque otros crean estas divisiones y, en parte, porque el éxito no admite rivales (o si los admite, es porque hay una lucha despiadada por ver quién triunfa).

Fruto de todo ello, aparecen en las personas preocupaciones por los valores artificiales, se suplanta la personalidad, se margina el dolor, se olvida cualquier cosa que tiene que ver con lo bello, lo bueno y lo verdadero… Y, así, esto último “queda a la altura del betún” cuando todo se pone al mismo nivel.

Surge la manipulación de las necesidades, el “reino de lo banal” que genera, en muchos casos, violencia represiva, frialdad en las relaciones, soledad, frustración, miedo, la civilización de la muerte frente a la fuerza de los que más pueden.

Ante ello, ¿qué queda en esta análisis tan duro de la sociedad? Pues si queremos apostar por algo valioso, la renuncia a vencer, el irse formando como persona haciendo hincapié en los valores que construyen personalidades fuertes (la ternura, la compasión, la trascendencia –incluso en un terreno humano y, mucho mejor, si Dios camina por medio–), el servicio, la vida comunitaria que pone de manifiesto un mundo diferente (lejos de un individualismo feroz), la altura de miras, el aceptar el dolor como algo inherente a que otro sea más que tú…

En definitiva, un libro que nos hace caer en la cuenta de lo valioso que tenemos para llevarlo más a la práctica. Y desde ahí, se puede generar un compromiso que dinamice la propia vida y ayude a los que están al lado a seguir apostando por esos valores. Pues como dice el autor, casi al final del libro: “… no podremos alcanzar este objetivo (poner las personas por encima del las cosas), sin que cambiemos radicalmente nuestra manera de pensar, sentir y de ser…”. 

¡Extraordinario! compromiso no solo para un verano, sino para todo un curso… ¡al menos!

 

Publicado en Cuestiones de hoy, Personas con espíritu | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en Hay éxitos que emborrachan… Una lectura crítica.