Encarnación: Dios no está detrás… va por delante.

Se acerca la Navidad. Y recibimos una invitación a volver atrás en el tiempo para contemplar los misterios que nutren nuestra fe. Es imprescindible que recordemos los orígenes de nuestra religión. Pero ¿es suficiente con volver al pasado?

Tanto la Biblia, como toda la teología que a lo largo de dos mil años han elaborado los creyentes, han construido su mensaje sobre una concepción estática del mundo, del universo, de la realidad y de Dios mismo: Dios así lo creó, de esta manera es el ser humano, así funciona la realidad, de esta manera se reveló Dios… y así de claro lo explica la Iglesia. Celebremos la Navidad, Dios se encarnó. Lo importante, ya está todo o casi todo dicho.

Pero resulta que la ciencia cada vez más nos muestra un mundo cambiante, un universo indeterminado, misterioso… y el ser humano, con el misterio de su consciencia, metido en medio de este fluir que no cesa. Y resulta entonces que la experiencia religiosa no puede reducirse a recordar un pasado, a montar cada año el mismo Belén. Como si Dios estuviera detrás en el tiempo. Como si ser cristiano solamente consistiera en tener una buena memoria, y repetir lo ya dicho. Los cristianos ¿no podemos tener el peligro de “encajar” a Dios en una filosofía, una visión del mundo, que ya ha cambiado? ¿Y si resulta que el misterio del Universo que la ciencia nos pone delante deja pequeño una manera de entender y vivir a dios, que ya no dice nada? ¿Y si la realidad es más compleja, interesante y asombrosa que la que suele mostrarnos la religión al uso?

Me viene la imagen de José Luis Cortés en la siguiente viñeta:

custodia
Las personas religiosas hemos pensado que ya hemos pensado a Dios, que ya lo conocemos, y que nuestra manera de entenderlo es la manera de entenderlo.
Pero resulta, que nuestra manera de pensar es provisional, cambiante, evolutiva. Que incluso lo que decimos de Dios, y lo que hacemos decir a Dios, es cambiante… debería ser cambiante.

¿Y si Dios no se hubiera encarnado solo en el pasado? ¿Y si sigue “haciéndose Dios” en la humanidad que a tientas evoluciona hacia no se sabe dónde?
¿Y si es el mismo Dios que ha querido hacer un mundo en evolución, donde Él no es evidente, donde todo está abierto? ¿Y si ha querido pasar como una persona más, para que cada uno de nosotros nos sintamos conectados con lo transcendente?

Creo que decir Navidad es mucho más -pero que mucho más- que montar un Belén y hacer recuerdo. Creo que Dios está por delante, no en el pasado. Es más, todo el pasado se puede releer desde esta mentalidad evolutiva, científica y no pierde ni un ápice de religioso… al revés, gana en hondura.

Dios no se encarnó solamente hace 2000 años… Contempla el nacimiento. Pero enseguida, empieza a contemplar la vida que pones en tu trabajo, el afecto que repartes o racionas a los que te rodean, el tiempo que dedicas a interiorizar y vivir despierto, si eres buen samaritano o un estirado escriba que mira hacia otra parte…

Si abres tus sentidos, si afinas tus sentidos…, notarás la emoción de estar conectado con un Dios, al menos tan vasto como el universo, tan misterioso como el futuro… y tan humano como un niño envuelto en pañales; es más fácil de lo que te imaginas.
Como educador tienes el hermoso encargo de mejorar este mundo, de hacerlo más humano, más divino-encarnado… es un reto ético el educar a los futuros adultos. Tienes en tus manos, nada más y nada menos que mejorar la obra de la creación. Eres co-creador con Dios. Eres embajador suyo. Dios no está en el pasado, sino en el futuro que generas.

belen-evoluciona

 

Publicado en Chispas espirituales, Instantes lasalianos | Comentarios desactivados

Preparar la Navidad – pintando y compartiendo.

Se trata de hacer un cartel de preparación a la Navidad con la colaboración de varias personas (familia, alumnos, grupo…)

Éste es el modelo a conseguir (clicar encima para agrandar)

quadrants-panell-advent-modeloTenéis una imagen aproximanda a color aquí debajo, podéis proyectarla para inspirar la pintura (no es exactamente igual, podéis proyectarla y jugar a encontrar un par de diferencias).

adv-1-dibu-28-noviembre-2010-color-web

Puedes repartir hasta 27 piezas. Aquí te pongo el archivo: si haces una impresión del archivo en quadrants-panell-advent  ya tienes los 27 cuadrantes listos para pintar.

 

Objetivos:

– Poner orden a la vida, preparar Navidad: Hay que preparar el nacimiento de Jesús, hay que poner orden a la carpintería. Dedicamos un tiempo a pintar y recoradar que nosotros también podemos poner orden a nuestra vida para preparar las Navidades.

– Compartir: Podemos hacer la reflexión sobre el compartir cada cual su trabajo para hacer el cartel. Si todos compartimos hacemos Navidad.

Aquí os pongo un ejemplo de cómo ha quedado al hacerlo con una clase de primaria. La hemos utilizado para confeccionar la felicitación del Centro La Salle de Palma.

nadala-2014

Publicado en Instantes lasalianos | Comentarios desactivados

Evolucionarios. El potencial espiritual de la idea más importante de la ciencia. Libro.

evolucionariosAutor: Carter Phipps

Título: Evolucionarios. El potencial espiritual de la idea más importante de la ciencia

Editorial: Kairós

Páginas: 491 págs.

Año: 2013

Comentario: Un nuevo enfoque está cambiando la visión que tenemos del mundo, del universo y de Dios mismo. Creo que Teihard de Chardin es el escritor más citado en este libro. Su manera de entender la evolución sigue inspirando el pensar religioso. Este pensar será mucho más científico de lo que imaginamos. Me viene a la mente aquella idea de Javier Montserrat que dice que el Dios que predicamos los cristianos no puede ser más rudimentario y simple, que el Dios de la creación que este universo cambiante y evolutivo nos exige. El planteamiento de una teología evolutiva me parece genial, conecta con la creatividad, la ciencia y la ética… pues “Dios no está ahí arriba, sino más bien delante de nosotros. (Haugth, pág 454) en la misma dinámica de este universo que no habitamos, sino somos. Este nuevo enfoque tiene mucho que ver con el nuevo paradigma de lo religioso que necesita nuestra Iglesia, para que dialogue con la modernidad, con la ciencia. Desde este enfoque, probablemente, se puede explicar mucho mejor la esencia del mensaje cristiano…
El libro es de lectura fácil. Me parecen excelentes los capítulos 10 y todos los capítulos de la parte IV. Otros capítulos son un poco sosos, pero vale la pena leerse las casi quinientas páginas…

Índice

PARTE I – Reexaminando la evolución.
1.- Evolución: Una nueva visión del mundo
2.- Rompiendo el hechizo de la solidez
3.- ¿Qué es un evolucionario?

PARTE II – Reinterpretando la ciencia.
4.- Cooperación: Un cosmos sociable.
5.- Direccionalidad: Un camino hacia algún lugar.
6.- Novedad: El problema de Dios.
7.- Transhumanismo: Un punto de inflexión exponencial.

PARTE III – Recontextualizando la cultura.
8.- El universo interno.
9.- La evolución de la consciencia: La historia interior.
10.- La dinámica Espirial: El andamio invisible de la cultura.
11.- Una visión integral.

PARTE IV – Reimaginando el Espíritu.
12.- La espiritualidad evolucionaria: Una nueva orientación.
13.- La evolución consciente: Nuestro momento de elección.
14.- La evolución de la iluminación.
15.- Un Dios en evolución.
16.- Peregrinos del futuro.

 

Textos que destaco:

“La idea [de la evolución] se ha convertido en un virus que ha trascendido los límites de la biología, iluminando numerosos campos, transformando mucho más que el modo en que pensamos en las moscas de las frutas o los fósiles.” (Pág. 460)

“¿No les parece sorprendente advertir que el universo no es tanto un lugar como un movimiento? (Pág. 393)

“Nuestro hogar cósmico no es tanto un lugar como un proceso, está en movimiento y nosotros estamos en la vanguardia misma de ese despliegue temporal despertando, por primera vez, tanto las dimensiones físicas de esta verdad como sus dimensiones espirituales,.” (Pág 358)

“Exceptuando a unos pocos pensadores no convencionales, la teología solía estar atrapada en el pasado, incapaz de comprometerse con las correintes contemporáneas de pensamiento y de esbozar una visón de Dios congruente con el avance de la ciencia y de la filosofía.” (Pág. 444)

“Demasiado a menudo hemos pensado que el papel soteriológico de Cristo consiste en liberar a nuestras almas del universo, en lugar de hacernos partícipes de la gran obra de renovar y expandir su creación. ‘El mundo debe tener un Dios, pero nuestro concepto de Dios debe expandirse en la misma medida en que lo hacen las dimensiones de nuestro mundo’, escribió Teilhard, hace ya casi un siglo” (Pág. 453)

“La consciencia de nuestra era exige una divinidad que no solo viva en la majestuosa belleza de la naturaleza ni en la tranquilidad eterna del instante presente, sino en el potencial creativo desconocido que existe en el espacio misterioso del futuro. ‘El futuro es la principal morada de Dios’, dice Haugth” (Pág. 454)

Publicado en Libros sobre espiritualidad | Comentarios desactivados

Perdón. A corazón abierto. Adviento

“PERDÓN”

“No temas, que te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. Cuando cruces las aguas caudalosas, yo estaré contigo, la corriente no te anegará; cuando pases por el fuego, la llama no te abrasará… porque te aprecio y eres valioso para mí y yo te quiero… no temas que estoy contigo… como un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo”

Is 43,1-5 y 66,13

En la medida que me dejo llenar por Dios y siento su proximidad, noto como la vida bulle en mí con una vitalidad diferente. Experimento una alegría de difícil explicación que me empuja aún más a hacer felices a los demás.

Lejos de una huida, el viaje hacia “mi Ítaca” es una búsqueda de mi mismo. Para encontrarme he de buscarme, he de querer y tener la voluntad de ponerme en camino para ir siempre “más lejos” como canta Lluis Llach. No sólo descubrir mis Sigue leyendo

Publicado en Chispas espirituales | Comentarios desactivados

Inmensidad – A corazón abierto I

“Alzad los ojos a lo alto y mirad: ¿quién creó todo eso? El que a cada uno llama por su nombre. ¿Acaso no lo sabes, es que no lo has oído? El Señor es un Dios eterno y creó los confines del orbe. No se cansa, no se fatiga. Él da fuerza al cansado y vigor al inválido”

Is 40,26-31

 

Mis ojos admiraban la belleza de la creación.

El azul esmeralda del mar contrasta con el verdor de la montaña. Un mar tranquilo por el que navegan apenas algunos veleros del lugar que cruzan de la Isla Tortuga a Tierra Grande (Haití). El mismo mar por el que, un poco más, navegué por primera vez apenas hace unos días.

isla-tortuga

Nuestra casa, comunidad de cuatro a la que casi siempre se le añade algún visitante, está situada en casi lo más alto de la isla. “Notre Dame des Palmistes” alberga varios edificios formando como un pequeño poblado: la comunidad, la escuela de primaria, el colegio de secundaria, el taller-imprenta (llamado bungalow), el taller de Sigue leyendo

Publicado en Chispas espirituales | Comentarios desactivados

Símbolos lasalianos – Pistas para la oración y celebración

de la salle¿Podríamos sintetizar la espiritualidad lasaliana en unos cuantos símbolos?
Seguro que no agotan la riqueza de nuestra espiritualidad, pero pueden ayudar a expresarla.

 

1.- Juntos y por asociación:

1.1.- Imprimir una lista de todos los educadores del centro. Con su fecha de cumpleaños.

 

2.- “Tocar el corazón” (mover el corazón):

2.1.- Un corazón de pasta de papel, un corazón de contrachapado. Pasar por el corazón. Colocarlo sobre la palabra de Dios, sobre los libros de texto, sobre los documentos de calidad, sobre el Carácter Propio. Pasarse el corazón unos a otros.

 

3.- La oración: Una escalera portátil:

Esto es lo que se prefiguraba en la escala que Jacob vio en sueños cuando iba a
Mesopotamia, en la cual había ángeles que subían y que bajaban. Aquellos
ángeles subían a Dios para darle a conocer las necesidades de los que tenían a
su cargo, y para recibir las órdenes referentes a ellos; y descendían para
descubrir a los que guiaban cuál era la voluntad de Dios en lo tocante a su
salvación.
De igual modo habéis de proceder vosotros con los niños que están confiados a
vuestros cuidados. Vuestro deber es subir todos los días a Dios por la oración,
para aprender de Él todo cuanto debéis enseñarles, y descender luego hasta
ellos, acomodándoos a su capacidad, para instruirlos sobre lo que Dios os haya
comunicado para ellos, tanto en la oración como en los libros sagrados, repletos
de las verdades de la religión y de las máximas del Santo Evangelio. MR 198,1.2)

Sigue leyendo

Publicado en Instantes lasalianos, Pistas para oración personal y comunitaria | Comentarios desactivados

Cuatro acercamientos a lo espiritual. Los tres saberes.

Podemos hacer un acercamiento al fenómeno de la espiritualidad desde:

Lo cultural-social: nuestra sociedad ha heredado toda una manera de ver, sentir, pensar lo religioso. Nuestra cultura (aunque cada vez menos) está sembrada de manifestaciones cristianas. En las sociedades islámicas actuales esta es la forma en la que mayoriamente se vive lo religioso. Es la dimensión folclórica.
Muchas personas viven con inquietud (crisis espiritual) la pérdida de influencia de las formas tradicionales de vivir la fe. Es el modelo pre-moderno, pre-ilustrado, en el que el cristianismo ha tenido tanto éxito. La experiencia religiosa consistiría en adquirir y reproducir la tradición cultural. La secularización y el laicismo estaría en el origen de todos los males para las personas religiosas.

 

- Lo racional: Con el siguiente mapa conceptual describiremos cómo la crisis de las formas tradicionales de la religión se deben a la irrupción del saber científico y racional. De tal manera que podemos establecer tres saberes, tres maneras de vivir la realidad: el científico, el racional y el religioso. Podemos comparar lo que sabemos de la realidad con la analogía de la informática, cada persona es como un ordenador: conexiones que llegan al ordenador informando del exterior, la placa base o procesador que elabora información, y lo que debe estar fuera y aún no captamos ni procesamos.

 

los tres saberes-04Defendemos que la persona se desarrolla mejor cuando hay equilibrio y diálogo entre ellos. Describimos qué ocurre cuando cualquiera de ellos se vuelve dogmático. Sigue leyendo

Publicado en Pistas para oración personal y comunitaria | Comentarios desactivados

Orar con el cuerpo

orar-respiración-diafragmáticaInspirado en el libro de Gauthier, Jacques: Orar con el cuerpo. Ediciones mensajero. Bilbao 2008. ofrezco una serie de pistas para la oración personal y comunitaria haciéndonos conscientes de nuestro cuerpo.

En primer lugar, trato de llamar la atención sobre lo cerebrales que solemos ser a la hora de expresar nuestra fe, y quiero invitar a ser más creativos.

En segundo lugar, insisto en la importancia de fijar, encarnar, aterrizar en gestos, hacer liturgia, de manera personalizada… al fin y al cabo necesitamos corporalizar, encarnar, la oración. Cada cual puede experimentar y decidir qué gestos utilizará para conectarse (asociará al momento de oración). Obviamente, no es el gesto el que nos conecta (eso sería magia), pero ayuda a convertir la oración en hábito.

Orar con la respiración:
Es el principal medio para llegar a relajarse y al silencio. Además, en todas las tradiciones religiosas.
En la Biblia, aliento y espíritu son la misma palabra: respirar y sentir el espíritu van de la mano.
Toda célula de nuestro cuerpo recibe el aliento, el oxígeno, así como cada ser es creatura divina.
Nos hace caer en la cuenta de que estamos sumergidos en el misterio. Somos una gota en medio del océano.
La respiración nos introduce en lo espiritual. Nos distancia de nuestras necesidades y preocupaciones, crea un vacío. El cuerpo nos conecta con lo espiritual.orar10

No vale cualquier manera de respirar: Practicar la respiración diafragmática, inspirar por la nariz bajando el diafragma, expulsar el aire lentamente por la boca. Colocar las manos sobre el abdomen, notar cómo el aire nos llena. Dedicarle unos minutos a sentir la respiración.

 

Orar de pie:
Estar de pie es signo de equilibrio y dignidad. La cara a la altura del misterio, nuestra humanidad asomándose a la altura divina.
Simboliza la verticalidad de la oración, dirigida a Dios.
Plantados sobre la tierra de nuestra humanidad, los pies nos unen humildemente a la tierra. Si estamos descalzos, contactamos con la materia de la que estamos hechos.
Podemos pasear, deambular, descalzos sobre la hierba, sobre la tierra…
Significa estar disponibles, esperar, desear el encuentro, vigilar su venida.

Evoca la resurrección: despertarse, levantarse.
Con los brazos, podemos levantarlos para abrazar la creación, o dejarlos caídos como signo de receptividad.
Con las manos podemos expresar varias actitudes: levantadas al cielo para pedir, cruzadas ante el pecho para agradecer, juntas para reconocer su presencia, con las palmas abiertas para acoger.
Con la danza podemos coordinar postura y gestos para crear liturgia personal y comunitaria.

 

Orar de rodillas o inclinados:
Es signo de humildad y limitación. Sentirse desbordados, rotos y carentes.
Para reconocernos amados por lo que nos supera.
Actitud de fe por excelencia, actitud de sumisión (oración musulmana).
Predisposición y gesto de pedir perdón.
A veces puede representar un dominio exterior rechazable, autoritarismo o dependencia.(Funciona como alternativa: profunda inclinación, o sentarse sobre los talones)orar12

Cristo se arrodilló para lavar los pies de sus discípulos. Jn 13, 5.
Cristo se arrodilló, humillado y roto en Getsemaní. Mt 26, 39
La pecadora enjuagó, de rodillas, con sus lágrimas los pies de Jesús. Lc 7, 38

Orar sentados:
Tiempo para escuchar, recibir.
Tiempo de reposo, de paz, de contemplación.
Y tiempo para comunicar, expresarse, compartir la fe.orar11
Postura para tomarse tiempo y permanecer inmóvil.
Es apropiado sentarse con la espalda vertical, piernas en reposo sobre el suelo, cabeza en la vertical de la espalda. Con los brazos y manos sobre los muslos. No suele funcionar tener la espalda inclinada, sentarse un sofá, o tumbarse en la cama.

Para contemplar un icono, una vela, una imagen.
Leer un fragmento de la Biblia, depositarla frente a uno mismo… y meditar.
Escuchar música y meditar.

Orar ayunando:
Practico el autocontrol, precisamente en medio de una sociedad de la abundancia:

“Porque el reino de Dios no consiste en comer o beber ciertas cosas, sino en vivir en justicia, paz y alegría por medio del Espíritu Santo” Rm 14, 17, ni el mucho tener.

“No trabajéis por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y os da vida eterna. Esta es la comida que os dará el Hijo del hombre, porque Dios, el Padre, ha puesto su sello en él. “ Jn 6, 27

Es hacer una reflexión y vacunarse contra la superficialidad y las dependencias. Purifica y nos recuerda la diferencia entre lo fundamental y lo accesorio.
Nos permite conocernos mejor, bajar a las raíces de nuestras apetencias, y situarlas para que no ocupen nuestro espíritu.
El ayuno de aquellos alimentos que nos perjudican tiene también una repercusión en el ánimo y en la capacidad para trabajar, descansar y orar.

Debe hacerse desde el interior, con humildad y discreción, nunca hacer ver que ayunamos… de ello ya prevenía Jesús en “Cuando ayunéis, no pongáis el gesto compungido, como los hipócritas, que aparentan aflicción para que la gente vea que están ayunando. Os aseguro que con eso ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, lávate la cara y arréglate bien, para que la gente no advierta que estás ayunando. Solamente lo sabrá tu Padre, que está a solas contigo, y él te dará tu recompensa.” Mt 6, 16-18

Mejor si el ayuno permite aumentar nuestra solidaridad.
Pero no debemos olvidar que el Reino de Dios se parece a un banquete, no a un ayuno.
El ayuno es un medio para situarnos en el verdadero banquete.orar11

 

Orar haciendo deporte:
Practicar senderismo, “running”, u otros deportes de exigencia media nos permite conectar con la naturaleza y con nuestro cuerpo.
En el deporte, sobre todo aeróbico, nuestro organismo libera endorfinas, quema calorías, aumenta su flexibilidad y genera sensación general de bienestar. Especialmente si se ha convertido en una rutina, el cuerpo te pide ese tiempo de deporte.

Es un momento muy interesante de silencio y contemplación. También la mente se siente predispuesta a generar otros puntos de vista de lo que a uno le preocupa. El cerebro funciona en otro modo que facilita la interioridad. Esto mismo ocurre en las peregrinaciones a pie que duran varias etapas: desafío, exigencia, superación de las molestias o el dolor, meditación…

Después de unos convenientes estiramientos y la imprescindible ducha, la predisposición a la oración aumenta significativamente.

Hay que cuidar el no entrar en la espiral de más exigencia, más esfuerzo, más velocidad, más competición… pues entonces puede verse comprometida esta dimensión espiritual, y acabamos consumiendo deporte.

 

Orar con abrazos:
Abrazar el mundo, abrazar la tierra, abrazar al hermano y hermana.
Sentirse abrazados por Dios por todos los dones que recibimos.
Sentirse abrazados por Dios en cada persona que nos ama.
Levantarse por la mañana y desperezar el cuerpo en presencia de Dios, abrazando el día.
Terminar la jornada y, cansado, sentir que toda nuestra persona abraza el día.
Traer a la presencia de Dios a cada persona que saludamos con la mano, a los amigos y familiares que abrazamos.
En la eucaristía, en el momento del gesto de paz.
Mostrar afecto con nuestro cuerpo, transmitir afecto con el abrazo.
Abrazar a los otros con palabras de ánimo, de afecto, con caricias verbales.
Abrazar a quien nadie abraza. Besar.

 

Orar con la danza:
La música y la oración nos llevan a danzar.
La danza necesita preparación (sesión previa), pero una vez aprendido el ritmo de movimientos se convierte en una oportunidad para centrar, toda nuestra persona, en la oración.
Recordemos que en la vivencia de la fe tenemos un sesgo racionalista, cerebral. Pensamos que en la oración recitar textos, elaborar pensamiento, es lo principal.
Se danza en silencio. No es la palabra el eje, es el cuerpo el que nos lleva a la oración.

La danza “Bendición” de Victoria Fernández puede ser una sencilla iniciación.
Se necesita la interacción con otros para danzar. La fe es comunitaria, rompe distancias, facilita la afectividad.

Orar con los cinco sentidos:
Tacto: elige un objeto que es o ha sido importante para tu vida. Con los ojos cerrados, con la punta de los dedos, recórrelo. Ora con todo lo que te evoca.
Biblia, cuaderno, bolígrafo, móvil, anillo, colgante, taza, gafas…
¿Y si hacemos de ello una oración en grupo, compartida?

Para la oración en grupo podemos utilizar la dinámica “Quiero sentirte” del libro “Despertar la interioridad dormida” de Carlos M. Voces, Editorial CCS, Madrid 2014, pág. 33 y siguientes, donde la oración consiste en tocar los objetos que nos rodean y seguir las pautas que nos ofrece.

Quiero sentirte aquí, en cada cosa que toco yo,
porque las cosas me hablan de ti, Señor, mi Dios.
Quiero sentirte aquí, en cada paso que he dado yo,
porque mis pasos me hablan de ti, Señor, mi Dios.

Vista: elige un icono o una fotografía. Funciona muy bien con un cuadro, p.e. “El Buen Samaritano de Van Gogh, cualquiera de las obras de Sieger Koder, “Los discípulos de Emaús”, “El hijo pródigo” de Rembrant…
También es muy interesante elegir una imagen de entre un montón de un fotopalabra, o simplemente de un buscador de imágenes: ¿Qué imagen te molesta o inquieta más?
En oración comunitaria se puede proyectar la imagen.

Olfato: puedes utilizar un perfume, o plantas aromáticas diversas, o ungënto perfumado. Evoca olores de infancia. “Sea mi oración como incienso en tu presencia, y mis manos levantadas, como ofrenda de la tarde.” (Sal 141,2) nos dice un texto bíblico. El incienso tiene esta función en la liturgia.

Oído: si un entorno natural lo favorece, escucha los sonidos es ya toda una meditación. Por supuesto la audición de una obra clásica o de una canción con mensaje nos zambullen en la oración. ¿Cuál es tu “lista de reproducción”? ¿Qué música o canción te llevarías a una isla desierta?
Esto da para compartir la oración en múltiples celebraciones.

Gusto: para empezar, el sabor a pan y vino. Dar tiempo en la comunión para saborear el pan, y después el vino, no con prisas, sino como la mejor de las catas.
Elegir una fruta, orar con el tacto y luego gustarla.
Los sabores de la infancia… ¿qué rastro han dejado en tu memoria? Los sabores de la fraternidad ¿a qué te sabe el encuentro fraterno?
Elaborar tu mejor postre, o tu mejor plato… y compártelo: convierte la bendición de la mesa en la expresión de tu oración. Y aquí volvemos a la eucaristía, Dios se hace pan y vino en el cuerpo de Jesús, para invitarnos a partirnos por los demás.

Orar pintando:
Pintar, decorar, montar… puede ser expresión y momento de oración.
Podemos utilizar alguno de los mándalas que podemos encontrar en internet. Nos agenciamos con rotuladores y colores para dar rienda suelta a la experiencia espiritual con el color y las formas.

Con la siguiente dinámica, sacada del libro: “Despertar la interioridad dormida”. Carlos M.
Voces, pág. 61 y siguientes, vamos a emplear el dibujo como oración:

Se trata de dibujar con imágenes representativas o trazos abstractos a una persona u objeto que la represente.

Desde que nacemos, hemos recibido infinitas caricias de este mundo que habitamos. Pensamos en aquellas personas que nos han querido y nos quieren. La oración consiste en dar gracias por ellas, sin palabras, únicamente con el trazo y el color, sobre una cartulina blanca.

Nos apoyamos con la canción “Pintaré” del CD que acompaña el libro.

Para la oración comunitaria: “Cada persona realiza el dibujo y, una vez que lo concluye, lo deja delante de sí o en un lugar visible. Vuelve a su lugar y, con los ojos cerrados, hace oración en silencio desde lo que acaba de sentir.”

Pintaré, aunque no sé dibujar en un papel.
Pintaré todo el amor que de la vida recibí.
Pintaré, también, un color para ti,
recordando el rostro de quien me quiere bien.
Es hoy mi oración. Gracias, Señor (Bis)

También se puede emplear un gran papel continuo para que cada uno represente lo que le sugiera un texto evangélico, un acontecimiento litutgico, una festividad…

En el momento de pintar es conveniente tener preparada una música que nos ayude a la concentración.

Publicado en Pistas para oración personal y comunitaria | Comentarios desactivados

Despertar la interioridad dormida. Talleres para iniciar en la oración… Libro

despertar-interioridadAutor: VOCES, Carlos M.

Título: Despertar la interioridad dormida. Talleres para iniciar en la oración, con adolescentes, jóvenes y adultos.

Editorial: Editorial CCS. Recursos de Pastoral, nº 62. Madrid

Páginas: 259 págs.

Año: 2014

Comentario: 13 canciones en un CD, ligadas a 13 talleres de oración. La composición y producción de las canciones es excelente, todas tienen una parte instrumental que facilita la interiorización. La letra de las canciones están a una excelente altura teológica, cuidando las palabras, y el diálogo con la modernidad. El libro aporta las letras y las partituras de cada canción en la parte final.
Cada taller está estructurado en una narración (la mayoría de ellas Sigue leyendo

Publicado en Libros sobre espiritualidad, Pistas para oración personal y comunitaria | Comentarios desactivados

Volver a Jesús. Hacia la renovación de las parroquias y comunidades. Libro.

volver a jesusAutor: PAGOLA, José Antonio.

Título: Volver a Jesús. Hacia la renovación de las parroquias y comunidades.

Editorial: PPC, Madrid

Páginas: 124 págs.

Año: 2014

Comentario: Una muy buena síntesis del diagnóstico actual de la pastoral en la Iglesia local. El capítulo tercero recoge de manera muy pedagógica la llamada del Papa Francisco a la renovación de la Iglesia. El título expresa la tesis: volver a poner el mensaje evangélico al alcance de las personas, como criterio de renovación, como propuesta profética y esperanzadora.
Cada capítulo termina con unas interesantes cuestiones para el diálogo en grupo, teniendo como escenario la propia parroquia. Las cuestiones del último capítulo invitan a constituir un “grupo de Jesús”, célula para la renovación de las parroquias y comunidades: donde el Evangelio sea el centro, el grupo es abierto, no de especialistas, Sigue leyendo

Publicado en Libros sobre espiritualidad, Pistas para oración personal y comunitaria | Comentarios desactivados