Paz, paz… siempre tan débil pero tan necesaria

Cuando escribo esta entrada es día 1 de enero. Día donde parece que tienen que empezar a cumplirse, al menos de manera inicial, todos esos buenos deseos que hemos escrito o enviado a través de alguno de los medios a nuestro alcance. Y para colmo, de nuevo nos golpea...