Pistas para la celebración comunitaria de la Eucaristía.

… CON EUCARISTÍA O CON COMUNIÓN-SIN-CONSAGRACIÓN

Objetivo: celebrar la fe con la aportación y participación de la comunidad.
03-disposición

Preparar el espacio previamente: velas encendidas, libro de las lecturas bíblicas abierto, disposición de las sillas para favorecer el compartir, ambiente recogido (controlar distractores y ruidos), mesa o altar preparado (mantel, purificador, …), ofrendas (pan y vino para el ofertorio, si es eucaristía, y mejor llevarlo al altar en el momento del ofertorio)…

 
01.- MOTIVACIÓN O ACOGIDA
Palabras para situar a las personas en la dimensión espiritual. Breve.
Si es necesario, presentar a los participantes o realizar un gesto de acogida.
– Saludo del celebrante.

 

02.- RECORDAR LA PRESENCIA DE DIOS
Tiempo para sentirse en conexión con el misterio de la vida.
“Nos acordamos de que estamos en la Santa Presencia de Dios: ¡adorémosle!”
Más tiempo cuanto más dispersos lleguemos. Vivimos en una sociedad donde nos cuesta centrarnos, relajarnos y hacer silencio.
La gran parte del tiempo ha de ser de silencio.
Ejercicios de respiración guiada.
Presencia de Dios en uno mismo, en la naturaleza, en la historia, en el trabajo, en la Iglesia, en los dones recibidos…
Se puede terminar con una canción o audición.
Rito del perdón.
Oración colecta.

 
03.- PALABRA DE DIOS
Seleccionar uno o varios textos, a modo de salmo de alabanza, acción de gracias, petición…
Intercalar alguna canto breve o antífona.
O bien pasar directamente a las lectura bíblicas.
Primera lectura, salmo responsorial, segunda lectura (textos bíblicos no evangélicos)
Lectura del Evangelio: Hacer consciencia de que vamos a escuchar la Palabra de Dios en la vida de Jesús.
Proclamación (desde atril, de pie… o similar) de la Palabra.

 
04.- COMO EL AGUA EMPAPA LA TIERRA…
…así tenemos un tiempo de meditación personal (5 minutos). Es muy importante este tiempo. Sin la oración personal no puede haber oración comunitaria o compartida.
Seguido de un tiempo de compartir ecos o peticiones.
Aquí hay libertad de expresión.
Nunca se discute o se cuestiona lo que otro diga, nunca.
Lo que dicen mis hermanos/as me ayuda a dar fruto.
Es interesante utilizar un símbolo o una acción para dinamizar la expresión: (levantarse, tocar, escribir, colocar una piedra, inflar un globo, seleccionar una foto…)

 (Si no hay sacerdote saltar al punto 07)

05.- OFERTORIO (Saltarlo si no hay sacerdote)
Se puede vestir el altar en este momento (mantel, velas, flores… o bien al inicio de la celebración)
Imprescindible el pan y el vino.
No se presenta la Biblia como ofrenda.
Poner en el altar aquellos bienes u objetos que realmente queremos que se conviertan en ofrenda de nuestras vidas. Conviene no abusar de símbolos con una finalidad estrictamente estética.
Es el momento para practicar la solidaridad: colecta.

 

06.- PREFACIO, SANTO, CONSAGRACIÓN, PLEGARIA EUCARÍSTICA. (Saltarlo si no hay sacerdote)
Con el pan y el vino, con la comunidad reunida, hacemos eucaristía, actualizamos el partirnos y derramarnos por los demás (el valor cristiano del amor).
Si el celebrante se presta, se puede participar en la alabanza a Dios que se hace en la plegaria eucaristíca.

 

7.- RITO DE LA COMUNIÓN.
(Si no hay sacerdote, el que anima la celebración pone sobre el altar el copón con las hostias consagradas. Y hacemos un gesto de recogimiento para hacernos conscientes de la presencia eucarística)

Como signo de comunidad, alrededor del Cuerpo de Cristo, rezamos juntos la oración que nos enseñó Jesús y que nos hace a todos hermanos/as (Padre nuestro).
Seguimos con el gesto de la paz, que nos prepara a la comunión.
Comulgamos.
Momento de interiorización: de gustar a Dios.

 

08.- ENVÍO
La celebración es un momento de recarga de energía. Recargamos para tener vida en lo cotidiano. Invitamos al compromiso de seguir a Jesús.

 
09.- CANTO Y/O GESTO FINAL.
Conviene acabar en modo festivo: un canto, danza, abrazo, aplauso, oración conclusiva.
“Viva Jesús en nuestros corazones” “San Juan Bautista de La Salle, ruega por nosotros”.

 

 

Esta entrada fue publicada en Pistas para oración personal y comunitaria. Guarda el enlace permanente.