Sensibilidad especial hacia aquellos que más lo necesitan…

fratelli

“Tras una visita para recabar datos, a las fronteras del Líbano y Siria, llevada a cabo por hermanos de nuestras dos congregaciones (La Salle y Maristas), los diálogos con los Hermanos in situ e inspirados por nuestros hermanos y colaboradores en Alepo, Beirut y Amán, les escribimos para informarles de un proyecto conjunto de misión educativa…”

“A veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás. Espera que renunciemos a esos cobertizos personales o comunitarios que nos permiten mantenernos a distancia del nudo de la tormenta humana, para que aceptemos de verdad entrar en contacto con la existencia concreta de los
otros y conozcamos la fuerza de la ternura. Cuando lo hacemos, la vida siempre se nos complica maravillosamente y vivimos la intensa experiencia de ser pueblo, la experiencia de pertenecer a un pueblo”. (Evangelii Gaudium. 270).

“La misión de la escuela lasaliana es la educación humana y cristiana de los niños y jóvenes, con una sensibilidad especial hacia aquellos que más lo necesitan. Esta preferencia nos viene del carisma lasaliano. La Comunidad Educativa Lasaliana se siente responsable de ofrecer las respuestas creativas más adecuadas a sus necesidades.” (Carácter Propio, pág. 7)

“No debemos olvidar la presencia de “las periferias” en nuestros propios centros escolares, en especial aquellos que están en entornos más desfavorecidos: alumnos que tienen serias dificultades económicas, sociales, de aprendizaje; aulas de diversificación, Formación Profesional Básica… Tampoco podemos perder de vista el nuevo mapa de obras socioeducativas y otros proyectos de índole social que en los últimos años están surgiendo
en nuestro Distrito, gracias al compromiso conjunto de Hermanos, Asociados y Lasalianos en el marco de la misión compartida.” (II Capítulo Distrital, pág. 71)

Esta entrada fue publicada en Instantes lasalianos. Guarda el enlace permanente.