Vivir la Pascua – 03 – Sábado Santo – Silencio

– Necesitas cascos para escuchar la visualización.
– Puedes necesitar, para la visualización, bolígrafo y papel.


1.- Introducción a la jornada:

Esta primera parte en para ambientarnos y situarnos racionalmente en lo que celebramos. Te aconsejamos su lectura.  En los siguientes pasos te invitaremos a  meditar y orar.

La secuencia del descendimiento es realmente emotiva, sobre todo cuando el hijo fue devuelto a los brazos de su madre. Si su espíritu descansaba ya en la casa del Padre, ahora su cuerpo descansa en el regazo de la madre.

Souza

María besaba las llagas de ese cuerpo con amor.

No hay dolor más grande ni amor más compasivo ni entrega más generosa. María ofreciendo el cuerpo muerto de su hijo. María es en este momento, como lo fue Jesús, sacerdote, víctima y altar, sólo que esta vez el altar era su propio regazo. María estaba redimiendo al mundo. Ofrecía la Pasión de su hijo y la suya propia, para la salvación de todas las mujeres y hombres. Jesús, después de ser ungido precipitadamente, fue sepultado en un sepulcro nuevo que había en el huerto.

Quedaba el silencio. Se sentía un gran vacío… y la tristeza.

El Señor descansa. Bien lo tiene merecido. Toda la paz de Dios sobre ti, Jesús. Cada uno de tus miembros quedó marcado por el dolor. Asumiste todo el dolor del mundo.

María se quedó sola.

lagrimas_weyden1-1

Ya empezaste a sentir la soledad cuando Jesús se separó de ti para recorrer los caminos de Galilea y Palestina. Llegaban noticias de él, pero no lo veías, ni podías darle un beso, ni abrazarle, aunque sabías que él estaba ahí. Las noticias podían ser alegres o preocupantes. ¿Cuántas veces te acordarías de la espada que te profetizó Simeón? Tú confiabas y ofrecías.

Pero ahora él ya no está. Ahora todo es silencio.

Ahora es el tiempo de llorar y esperar.

María no podía separarse espiritualmente de su hijo sepultado. ¿Quién podrá llenar su vacío? Su cuerpo estaba en casa de Juan, pero su espíritu estaba con Jesús en el sepulcro. Mirando a Juan ella se percataba de la nueva e inacabable misión. No será Juan quien cuide a María, será María la que cuide de Juan.
¡Las madres que están solas! las madres que han perdido a su hijo, que lo han perdido todo.

Una mujer, que su hijo murió desactivando un artefacto explosivo, exclamaba “Mi hijo no era un inconsciente, ni un inexperto, mi hijo sabía bien lo que hacía y el riesgo que corría. Pero quería evitar la muerte de otros. Mi hijo dio la vida por salvar la de otros.
Yo no tuve siquiera el consuelo de sostenerlo en mis brazos, como María, no pude darle el último beso”

Y esa otra madre joven, cuyo hijo murió de una enfermedad incurable: “Él está con Dios, porque era un ángel, pero está también aquí, está en mi corazón” ¿Sola? “No del todo, porque mi hijo me acompaña siempre, sigue siendo conmigo un ángel de Dios”

O esta otra mujer de la imagen.

mujer-01

Mujer africana, que como otras, tiene que recorrer kilómetros para buscar un médico que atienda a su hijo enfermo.

mujer-02

Publicadas en “El Semanal”.

No hacen falta palabras para describir la secuencia. Su cara de dolor ante la muerte de su hijo lo dice todo. Desolación. Decepción. Soledad.

mujer-03

La muerte. Irreversible, irrevocable, que apaga para siempre el tiempo de una persona. Peor, cuando es el resultado de un acto de violencia. Causante de dolor indecible en los corazones de los que aman y pierden a otro. Peor, cuando la pérdida se da por un acto de violencia. Terminantemente, un final increíble.
En el evangelio de Juan la escena se describe taquigráficamente………..
Tema de innumerables obras de arte, esta escena resume toda la angustia y la desolación que puede sentir la mujer que ha parido a un hijo, lo ha amado, criado y educado, y también intentado proteger, sólo para que sea ejecutado del peor modo imaginable por el poder del Estado.
María es una madre judía que sufre.
                                     (JOHNSON, Elizabeth A. “Verdaderamente hermana nuestra”)

María no estaba sola en este triste momento de dolor, algunas mujeres la acompañaban. Marcos nos cuenta que en la crucifixión de Jesús todos sus discípulos huyeron. Sin embargo “algunas mujeres contemplaban la escena desde lejos. María, la madre de Santiago, el menor y de José, y Salomé, que habían seguido a Jesús y lo habían asistido cuando estaba en Galilea. Había, además, otras muchas que habían subido con él a Jerusalem” (Mc 15, 40ss).
Las mujeres eran discípulas igual que los hombres. Esto era una novedad en aquel tiempo, pues los rabinos sólo reunían a hombres. En el grupo de los discípulos de Jesús, las mujeres tenían los mismos derechos que los varones. Está claro que Jesús, como hombre, no hacía ningún tabú de su relación con las mujeres. Todos los evangelios dicen que fueron precisamente mujeres las que siguieron a Jesús hasta la cruz. Hay que tener en cuenta que los romanos no toleraban ninguna muestra de simpatía hacia los crucificados. Incluso llegaban a dar muerte a sus familiares.
Las mujeres que le siguieron hasta la cruz exponían sus vidas

Para la parte masculina de la Iglesia siempre ha sido un cierto problema que fuesen las mujeres a las que primero se apareciese el resucitado. Ellas anunciaron a los discípulos la noticia de la resurrección.

La amistad más profunda que tuvo Jesús con una mujer fue la que mantuvo con María Magdalena. De ella había expulsado siete demonios. María Magdalena le debía la vida. Cuando Jesús murió, seguro que ella sintió que el mundo se hundía. Pero su amor fue más fuerte que la muerte. Su encuentro con el resucitado es una historia de amor. Juan describe la salida de madrugada de María Magdalena en busca de su Señor, con las palabras del Cantar de los Cantares. “En mi lecho, por la noche, busqué al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré” (Cant 3,1).

Una vez más el dolor de la pérdida. El amor de su alma descansa en el sepulcro. Es el día del silencio y la espera.

Es el día de la ausencia. El Esposo nos ha sido arrebatado. Día de dolor, de quietud, de esperanza, de soledad.

Silencio.

 

2.- Ejercicio de presencia, para disponer cuerpo, mente y espíritu.

En esta segunda parte te ofrecemos un ejercicio de silencio, relajación  y visualización (tipo Hara). Necesitas estar en un lugar tranquilo, y no tener interrupciones. Cuando termine el audio, espera unos minutos y deja que tus emociones afloren. Toma bolígrafo y papel y describe cómo te has sentido.

 

 

empty-tomb-2

 

3.- La Palabra guía nuestro corazón.

El sábado santo la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor, meditando. No hay misa. El altar permanece desnudo. Es un día de serena expectación, de preparación para la vigilia pascual.

 

Lectura del Evangelio según San Lucas:          Lc 23, 48 – 24, 5

Toda la multitud que estaba presente y que vio lo ocurrido regresó a la ciudad golpeándose el pecho. Pero todos los amigos de Jesús, y también las mujeres que le habían seguido desde Galilea, se quedaron allí, mirando de lejos aquellas cosas.

Un hombre bueno y justo llamado José, que era miembro de la Junta Suprema de los judíos y que esperaba el reino de Dios, no estuvo de acuerdo con la actuación de la Junta. Este José, natural de Arimatea, un pueblo de Judea, fue a ver a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana de lino y lo puso en un sepulcro excavado en una peña,a donde todavía no habían sepultado a nadie. Era el día de la preparación, y el sábado estaba a punto de comenzar.

Las mujeres que habían acompañado a Jesús desde Galilea fueron y vieron el sepulcro, y se fijaron en cómo sepultaban el cuerpo. Cuando volvieron a casa, prepararon perfumes y ungüentos.

Pero el primer día de la semana volvieron al sepulcro muy temprano, llevando los perfumes que habían preparado. Al llegar, encontraron que la piedra que tapaba el sepulcro no se hallaba en su lugar;  y entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús.  Estaban asustadas, sin saber qué hacer, cuando de pronto vieron a dos hombres de pie junto a ellas, vestidos con ropas brillantes. Llenas de miedo se inclinaron hasta el suelo, pero aquellos hombres les dijeron:

–¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?

 

sepulcro-10

 

4.- Meditación.

Ahora dispones de algunas oraciones, vídeos que pueden guiar tu pregaria. Utiliza lo que necesites, pero no lo consumas todo. No se trata de llenarte de cosas de fuera, sino de contemplar desde tu interior. Incluso es mejor si no necesitas nada de lo que a continuación ponemos.

 

Ha llegado el momento de que en soledad reflexiones sobre todo lo ocurrido el jueves y viernes, y en todo lo que ocurre en el mundo y en tu vida. Y te quedes en silencio.

“El silencio crea cierta adicción. Tiene una primera fase, primerísima, de encantamiento. -¡Qué paz!
¡Qué bien se está!, nos decimos.
O
: .-Por fin silencio!
Pero bastan pocos minutos, o en el mejor de los casos horas, para que esa agradable sensación se disipe y el silencio muestre su cara más árida: el desierto.
Aquello que uno tiene que recapitular o decirse puede ventilarse en la mayoría de los casos en un tiempo relativamente breve. Pero lo que menos importa de la experiencia del desierto es lo que nosotros creemos tener que decirnos; importa, por contrapartida, lo que el silencio quiere decirnos a nuestro pesar”
                                                   (ORS, Pablo. “Biografía del silencio”)

Te animamos a que experimentes este desierto. Para ello encuentra tu propia meditación: pintando, cocinando, corriendo, escribiendo, cantando…
Busca aquello que te lleve a tu silencio.

Silencio.

Silencio

Silencio…

El-silencio-despierto

Muda se ha quedado la tierra……
muda toda la creación….
mientras duerme el sueño de la muerte,

Jesús, el Señor.
Silencio de Dios,
silencio insoportable,
silencio para pensar y proyectar futuro nuevo,
silencio para recorrer caminos,
que parecen imposibles

Silencio para echar a andar
en medio de la niebla
y las tinieblas.

Silencio de Dios
Silencio. Silencio. Silencio

Ahora que todo está en silencio, Señor,
quiero hablar, quiero hablarte.
¿Dónde está tu rostro?
¿Dónde tus palabra amigas?

¿Dónde los gestos que hacen caminar?
¿Dónde te escondes Dios?

En este Sábado Santo
te llamo desde mi silencio,
desde mi soledad,
desde mis ganas inmensas de oír tu voz
y sentir tu cercanía.

Déjame decirte, Señor,
¿Por qué callas tanto?

Me buscas con tu silencio.
Me pones en camino desde el silencio….

Yo, Señor, me quedo aquí
esperando que hables,
esperando que el silencio sea fecundo,
esperando tus huellas en mi camino.

Yo, Señor, sigo esperando contra toda esperanza
porque eres un Dios fiel.

Un día, cuando menos lo espere
tu palabra regará mi silencio
y la vida brotará de nuevo.

 silence-morning

BUSCO Y PIDO SILENCIO

Hoy, Señor, siguiendo tu consejo
busco y pido silencio:
no para dormirme en plácidas nubes,
ni para olvidarme de tantos gritos y clamores,
ni para descansar en mis soledades.

Lo, pido, Señor, porque quiero vivirme,
porque busco tus huellas y quereres,
porque quiero escucharte y hablarte,
porque quiero entrar en las soledades
de los que sufren, claman o enmudecen,
porque quiero orarte sin distracciones……

Hoy, Señor, busco y pido silencio.

4acda037c3a4cb0103a4341607cbc261

foto: pinterest

CALLAR, ESPERAR, GOZAR

Quiero callar un momento,
y serenar el torbellino de mis ideas y sentimientos,
para estar ante Ti atentamente
con todos mis sentidos despiertos.

Quiero vaciar mi casa
de tantos objetos y antojos de relleno,
y estar despejado y libre
aguardando tu venida.

Quiero hacer un alto en el camino,
mirar hondo y otear el horizonte,
para caminar a tu encuentro
y, contigo, al encuentro de tus preferidos.

Quiero permanecer en silencio
y escuchar el susurro de tu voz
que trae buenas nuevas, cada día,
para todos los que andamos por la vida.

Quiero estar solo contigo
para sentir el ritmo de tu corazón
y aprender a vivir como Tú
en el corazón del mundo.

Quiero verte y conocerte,
fijar mis ojos en tu rostro,
sentir tu mano sobre la mía,
y callar y esperar y gozar.

 

 

 

5.- De compromiso en compromiso.

La fe, bien vivida, nos hace mejores personas, saca de dentro de nosotros lo mejor, activa nuestra energías y nos hace comprometernos por un mundo más humano y justo. ¿A qué compromiso te lleva tu vivencia espiritual? Si no se te ocurre nada, en la tabla siguiente puedes tener alguna pista.

compromiso joven

zapatillas1– ¿Qué personas son un rayo de luz en tu vida?

– Cuando tu corazón habla… ¿qué escuchas?

– ¿Conoces las zonas oscuras de tu vida?

 

– ¿Qué aspectos de tu vida te cuesta mirar de frente?

 

– ¿Cuál es tu tesoro?

– Crees que Jesús murió en la cruz por ti?

apuesta educadora

Invent

– Cuando contemplas a Jesús como luz del mundo ¿se ilumina algo en tu interior?

– ¿Procuras llevar luz a tus alumnos?

– ¿Transmites emoción a tus alumnos/as?

– En medio de un mundo de locura que procuira muerte, odios, rechazos, desconfianzas, falta de sentido ¿ofreces motivos de esperanza?

generar
familia

familia– ¿Conoces las zonas oscuras de tu vida?

– ¿Qué aspectos de tu vida te cuesta mirar de frente?

– Si eres mujer ¿Cómo vives tu relación con Jesús? ¿El Evangelio te hace sentirte más respetada y valorada?

– Si eres hombre ¿Qué te cuestiona las relaciones de Jesús con las mujeres?

– Si eres hombre ¿En qué aspecto la relación con las mujeres te ha enriquecido?-


6.- Seguir descubriendo a Dios.

Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María de Santiago y Salomé compraron perfumes para ir a ungirlo……” ( Marcos 16,1-2)

“…prepararon aromas y ungüentos (…..) fueron al sepulcro llevando los perfumes preparados”. (Lc 24,1)

Va María Magdalena al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro” (Jn 20,1)

Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado…” (Mc 16,6)

“…se vuelve y ve a Jesús de pie” ( Jn 20,14)

Te proponemos que vayas al encuentro de Jesús.
Participa en la Vigilia Pascual.
Goza del Resucitado.
Vive en plenitud tu fe, ponle nombre a la esperanza.

Sería un reto especial acudir a la Vigilia con … una flor.
Las mujeres llevaron aromas y ungüentos. Las flores son aromáticas…

85f1676c2ae7a9fb6653c0c977a8fa05

Esta entrada fue publicada en Pistas para oración personal y comunitaria, Poemas, oraciones y salmos. Guarda el enlace permanente.