Vivir centrados. Acompañamiento espiritual

Si tienes un momento para pensar en esta imagen…

1.- ¿Cómo describirías a una persona que vive centrada? ¿Y a una descentrada?

 

2.- Entrando en lo personal descentrado:

– ¿Vives dividido? ¿Te sientes dividido? ¿En qué?

– ¿Vas haciendo cosas, pero sin demasiado sentido?

– ¿Haces lo que se espera que hagas, pero sin demasiada convicción o claridad?

– ¿Vives según un rol en el que, más bien has caído, pero sientes que no vives desde lo hondo de ti mismo?

– Algún episodio de descentramiento en tu vida, o de caos…

 

3.- Entrando en lo personal centrado:

– ¿Sientes en tu interior algo que poco a poco te estructura?

– ¿Hay una motivación profunda que te atrae?

– Vivir centrado es vivir con un horizonte… ¿puedes ponerle palabras? Mejor, ¿hechos?

– ¿Estás en contacto con tus deseos más profundos?

– Algún momento en que has sentido especialmente el estar centrado en tu vida.

– ¿Cuál es tu centro?

 

 

4.- Entrando en lo espiritual:

– ¿Es una paradoja el descentrarse de uno mismo para centrarse en Dios?

– ¿Qué crees que significaría en tu vida descentrarse de uno mismo para centrarse en Dios.?

– Dios es una presencia en que uno descansa. ¿Sientes la necesidad de acoger su presencia?

 

5.- ¿Qué aportaría a tu vida vivir más centrado?

 

6.- Y si compartieras con alguien lo que has pensado…

Esta entrada fue publicada en Acompañamiento espìritual, Chispas espirituales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.