Comenzar nunca es fácil

comenzar

Juan Bautista de La Salle tuvo que comenzar en diversas ocasiones la creación de sus escuelas. Una veces por problemas con las familias, otras porque los candidatos a maestros no tenían la suficiente predisposición, otras por la oposición de otros enseñantes, otras porque los mismos maestros le abandonaron…

A pesar de todo, fue constante y firme.

Esta entrada fue publicada en Instantes lasalianos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario