paraules

Juan Bautista de La Salle fue una persona inspirada.
Su creatividad está alimentada por el mensaje de Jesús.
Cada día leía y meditaba un texto del Evangelio.
Durante muchos años los Hermanos llevaron en el bolsillo un evangelio en miniatura… para no olvidar la fuente de inspiración.

Esta entrada fue publicada en Instantes lasalianos. Guarda el enlace permanente.